PREGÓN PASCUAL

 

¡Jesús ha resucitado!

Este es hoy nuestro anuncio y el anuncio que comparten millones de creyentes

que en todas partes del mundo conmemoran el triunfo de la vida sobre la muerte

 

¡Jesús ha resucitado!

Y las sonrisas nos brotan por todos los poros al recordar que la violencia fue derrotada,

que el inocente que ayer fue crucificado hoy brilla refulgente, derrochando

vida plena por los cuatro costados

 

¡Jesús ha resucitado!

Los niños pueden correr ya sobre una tierra libre, las gargantas pueden enronquecer gritando ¡libertad!

¡hermandad para todos! ¡aleluya!

El mañana deseado está a la puerta poblado de verdad y frentes limpias,

y de aires primaverales

 

¡Jesús ha resucitado!

Ha llegado al fin la verdadera vida, la que podemos vivir sin miedo al hambre,

sin miedo a la ignominia, sin miedo a la inflación y al quema casas,

sin miedo al agiotista, ni a la enfermedad,

sin miedo a la violencia de los trenes humeantes

 

¡Jesús ha resucitado!

Y en su resurrección estriba nuestra fuerza: el desafío que hoy nos reta es elegir

entre libertad o esclavitud, entre democracia o autoritarismo, entre respeto o discriminación, 

entre equidad de género o machismo, entre pensamiento único y pensamiento plural, 

entre desprecio y tolerancia, entre pobreza y vida digna

 

Sí, hermanas y hermanos, el desafío hoy es entre vida o muerte.

 

Escuchen este pregón lanzado al viento: ¡Jesús ha resucitado!

Y su resurrección es sólo el comienzo de una larga aventura.

 

A nosotros nos queda desmontarla, bajarla de los cielos a la tierra,

hacerla nuestra herencia, apropiarnos de su fuerza indestructible,

nutrirnos de su luz.

 

Les anuncio también que la resurrección es peligrosa,

porque nos hace ver con ojos nuevos la vida vieja,

porque contagia de indignación los corazones y nos hace rebeldes,

porque triunfa por encima del desánimo y la resignación.

Sí, la resurrección es peligrosa y ha de costarnos cruz.

 

¡Feliz quien levanta su voz en este día y asume este mensaje!

 

¡Felices quienes celebran esta fuerza y se revisten con ella!

 

¡Jesús resucitó y eso debiera bastarnos para cambiar el mundo!

   
© ALLROUNDER